lunes

Malditos sueños que me persiguen.


DEL MIEDO DE MORIR, ANSIAS DE VIVIR

…Y de la gloria de
aquellos días no
queda más que la
desgracia que nos
falta por vivir…


“Hablo de un Imperio memorable, ansioso de conquistas, temeroso  de encontrar limites. Amado por su gente y temido por sus enemigos. Dominio de un emperador que mereció ser de oro y al que ni las palabras podían destruir.  Morir, su mayor temor. Vivir, su mayor pesar…”- dijo Madeleine.

“Solían existir tiempos en los que la simpatía era virtud y las canciones palabras de amor. El vino, jugo de la vida, corría por las calles. La sangre hirviendo en los tigres de la esperanza hacía olvidar el toque final del último mosquetero; el final de las maravillosas aventuras de Alicia y el último suspiro de mis sueños…” – armonicé en palabras.

“Hay sueños que no pueden ser, si no solo miseria infernal que no te harán ver lo que es, si no lo que parece. Matar los sueños que están en ti. La juventud desesperada, reflejo de mi rubia melena y de mis bellos dientes. Precioso recuerdo de cuando solía ser la simpatía una virtud…”-habló Fantine desde la luz.

“Pero qué es de todo si se convierte en ceniza, desesperación por pensar que se apaga”-respondí.

“Se justo y vive con fe en la armonía del Señor, él te guiará. Pierde la vista de Lucifer y mira la multitud de las estrellas que mienten, que engañan. Los sentidos del silencio que perduran mientras miras hacia la noche con valentía y con fervor por sentir la gratitud de tus actos, recompensada con el infinito en paz y plenitud.”- dijo Le Juge.

“Nada, nada, nada de nada… oscuridad infinita en la soledad de tu nada”- dijo el desconocido.

“Vacío en mi pecho siento si pienso en nada, discordia en mi mente. Un conflicto interminable entre mi razón y mi imaginación, pensar no quiero, pero no puedo no pensar pues es parte de mi ser, de mi naturaleza”-aclaré con ímpetu y acaloro.

“Tómalo, cógelo y saborea del jugo de la más bella fruta que puedas encontrar, pues es ésta la que incentiva. El amor, la pasión…”-dijo el joven.

“Marius, cierra la boca pajarraco”- dijo Le Juge

“El joven emperador creció admirando la belleza de su imperio, el crecimiento de una civilización que asombraba a los dioses…”-continuo Madeleine.

“No peques o escarmentarás, vive bajo lo legitimo  y no sufrirás…”-dijo en la sombra Le Juge

“Pero si lo haces, hazlo por tu ser y por la integridad de tu alma, no lo pienses. Nosotros no estamos ahí ni aquí, donde quiera que pienses que estemos…”- dijo Eponine mientras un prior afirmaba a sus espaldas.

“¿Dónde estáis entonces?”-pregunté.

“Piénsalo”- respondió Eponine.

“Hablemos de batallas por ganar, de objetivos por alcanzar. La estrategia en el campo de batalla determinará nuestros pasos en la conquista. El precio de la sangre, un simple juego al que quizás podamos perder. Sentir que nada es útil y que la delicadeza de los suspiros son equívocos. Un mundo que no es nada sin deseo, solo desesperanza”- grito fuertemente Marius.

“El joven emperador, bienvenido por doquier, paseaba por sus tierras, observando las maravillas de obras pasadas, pensando en las obras que estaban por venir…- seguía el Señor Madeleine como si todos le prestasen atención.

“El día termina. La noche que al fin empieza, nos conducirá a un nuevo amanecer.”- dijo el prior.

“Siempre es demasiado pronto para decir adiós…”-dijo Coseta.

“Cogerás de la mano que te lleve a la salvación”- interrumpió Fantine

“…será mi última confesión…” – prosiguió Coseta.

“La historia de un hombre que aprendió a ver, a entender, que a pesar de que él cayese en miseria, su imperio perduraría. Una civilización que le recordaría y más tarde le olvidaría, pero que seguiría evolucionando. Los tambores de la cuál sonarían toda la eternidad, por una cruzada infinita, la voz de una mundo que se transformaría en polvo. Polvo del que surgiría una nueva civilización entre las estrellas, que atentas observarían el camino, que por mucho que se apagase, jamás dejaría de brillar en una eternidad que jamás se encendió. Un circulo vicioso que no encontraría su fin ni tampoco su principio..”- dijo Madeleine alzando el tono de voz…

“Mentira, es una locura”- dijo Le Juge Javert

“Verdad, la virtuosa verdad”- respondió Fantine

“¿Qué es del amor?”-pregunto Marius

“El amor es inherente a la vida”- respondió Coseta.

“Escucha lo que dice el Señor… es voz de la sabiduría”- dijo el prior.

“Nada”-dijo el desconocido. Su voz me provocó un escalofrió que recorrió mi cuerpo entero, desde mis pies hasta mi espina dorsal…

“Recuerda que no debes quedarte solo, nacemos para compartir nuestras vida”- dijo Eponine.

“Que diálogo tan enrevesado mis señoras y señores, no se que responder, ni como asimilar la voz de la experiencia..”-dije.

“Mañana será un nuevo día. Un destino nuevo en tu imperio”-dijo el señor Madelein, también conocido como Valjean.

Aquel escenario, oscuro y sombrío se lleno de luz. Un apogeo de colores. Un destellos blanquecino que cegó mis ojos. Aquellos espectros del pasado se arremolinaron como el genio en su lámpara, una columna de humo que se alzaba hacia lo alto. Todos ellos cantaron al unísono antes de desaparecer en el abismo:

“Recuerda las palabras de los que hablamos con la voz de la razón,
el día del juicio final jamás estará por llegar”

Aquella noche comprendí que siempre pertencería a la vida y que podría dormir tranquilo.


…Y de la desgracia de
aquellos días no
queda más que la
gloria que nos
falta por vivir…

F.B.R.D-3.f.13